Versiculo del día

Para devoción, oración y meditación

Efesios 1:4-5 | Conforme con la elección que, en Él hizo de nosotros antes de la creación del mundo para ser santos y sin mácula en su presencia. Ya que en su amor, nos ha predestinado para ser hijos suyos por Jesucristo  según su placer y voluntad.

Efesios 1:4-5

Conforme con la elección que, en Él hizo de nosotros antes de la creación del mundo para ser santos y sin mácula en su presencia. Ya que en su amor, nos ha predestinado para ser hijos suyos por Jesucristo según su placer y voluntad.

Lee mas
Hechos 1:8 | Pero ustedes recibirán la virtud del Espíritu Santo, cuando descienda sobre ustedes, y me servirán de testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y Samaria, y hasta en el extremo del mundo.

Hechos 1:8

Pero ustedes recibirán la virtud del Espíritu Santo, cuando descienda sobre ustedes, y me servirán de testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y Samaria, y hasta en el extremo del mundo.

Lee mas
2a. de Timoteo 1:7 | Porque Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de fortaleza, de amor y de templanza.

2a. de Timoteo 1:7

Porque Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de fortaleza, de amor y de templanza.

Lee mas
1a. de Tesalonicenses 3:12 | Que el Señor los haga crecer y abundar en amor unos para con otros, y para con todos, como también nosotros lo hacemos para con ustedes.

1a. de Tesalonicenses 3:12

Que el Señor los haga crecer y abundar en amor unos para con otros, y para con todos, como también nosotros lo hacemos para con ustedes.

Lee mas
2a. de Corintios 1:3-4 | Bendito sea Dios, Padre de nuestro señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y Dios de toda consolación. El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que se hallan en cualquier trabajo, con la misma consolación con que nosotros somo consolados por Dios.

2a. de Corintios 1:3-4

Bendito sea Dios, Padre de nuestro señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y Dios de toda consolación. El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que se hallan en cualquier trabajo, con la misma consolación con que nosotros somo consolados por Dios.

Lee mas

¿Listo para una relación centrada en Cristo?

Regístrese